Querid@s Bálticos, os presentamos uno de nuestros últimos proyectos, y éste es una etiqueta de vino diseñada con mucha pasión, porque nada bueno se hace sin ella.

baltico-llamativo

Se ha dado un contenido “Sexual” a dos vinos tan diferentes como un vino tinto y uno blanco, como puede ser un hombre y una mujer. Este es el “hilo” conductor que ha llevado a este diseño de etiqueta, utilizando el calzado como objeto “humanizador”, un elemento tan característico como un tronco de vid, que simulan un par de piernas.

Lograr un resultado antromorfologico, que nos sumerge en el mundo de la leyenda, de cepas centenarias que se convierten en “personajes” que deambulan por los valles y de viñedos en las largas noches de verano. Seres que buscan ser vistos y utilizan para ello prendas de color rojo intenso. Personajes que piensan y actúan diferente, al menos lo intentan, tal como prometen estos vinos, destacar sobre otros vinos, tener personalidad propia.

La marca Llamativo la sugiere el cliente, y este es el punto de partida del proyecto, a veces es el nombre es un punto de partida determinante para un diseño gráfico o una creatividad, un faro fundamental para llevar al producto a un puerto seguro.
El diseño de etiquetas de vino, es una especialidad del diseño de gran complejidad, ya que se debe cautivar, enviar un mensaje al consumidor y, si se puede, emocionar al consumidor, trabajando en un reducido trozo de papel. Cuando un producto en su conjunto, etiqueta, contraetiqueta, cápsula y botella.Un trabajo coral que debe ponderar todos los valores, ambiciones y deficiencias del producto, para realizar un diseño honesto y cautivador.

No siempre lo conseguimos, no siempre acertamos. Pero todo es más fácil cuando se trabaja en equipo, diseñador-cliente, cliente-diseñador en armonía para lograr un gran resultado.

Este vino se llama Llamativo, como lo es el hecho de poder diseñar etiquetas como estas, por dejar que toda la libertad creativa se plasme en un diseño.