La surrealista olvidada, Maruja Mallo

Foto de Maruja Mallo

Foto de Maruja Mallo

 

Artista (considerada) de la generación del 27, y una artista denominada de la vanguardia interior española, Maruja Mallo, fue la cuarta de catorce hermanos, su nombre real es: Ana María Gómez González.

Una de las figuras más importantes de la generación del 27, Maruja Mallo es una artista revolucionaria y que se la relaciona con grandes nombres como Alberti, Dalí, García Lorca… entre otros.

Sus comienzos

Pintora surrealista española, en 1928 hace su primera exposición, en los salones de la revista occidente (donde había colaborado alguna vez), esta exposición la organizan José Ortega y Gasset, y tuvo un gran éxito. Sus pinturas representan toreros y manolas, estampas coloreadas de maquinaria, deportes… esto no fue solo un acontecimiento cultural, sino que hizo que Maruja Mallo fuera juzgada por su obra y no por su condición femenina.

Posteriormente, en 1932 obtiene una pensión de la junta de ampliación de estudios para ir a París donde conocerá a Magritte, Max Ernst, Joan Miró y Giorgio de Chirico y participará en tertulias con André Breton y Paul Éluard. Su primera exposición en París tuvo lugar en la galería Pierre Loeb, en 1932, y allí comenzará su etapa surrealista.

Su pintura cambió de manera radical, y alcanzo la maestría, tanto que el mismo Breton le compro un cuadro titulado el “Espantapájaros”, obra pintada en 1929, y que hoy en día es considerada una de las grandes obras de surrealismo. La amistad que une a la pintora y a Andre Breton le proporcionara también amistad con Jean Cassou y la pondrá en contacto con Picasso, Aragon, y Abstracción-création, entre otros.

Regreso a Madrid en 1933 y participo en la sociedad de Artistas Ibéricos, y tenia tal notoriedad que incluso el gobierno francés compro uno de sus cuadros para exponerlo en el museo nacional de arte moderno.

A partir del 1936, y mientras sigue exponiendo con los pintores surrealistas en en Londres y Barcelona, participa como docente en las misiones pedagógicas, en 1036 tiene lugar su tercera exposición individual, organizada por ADLAN, en el Centro de Estudios e Información de la Construcción en la Carrera de San Jerónimo de Madrid con la serie de 16 cuadros de Cloacas y Campanarios, la serie de 12 obras de Arquitecturas minerales y vegetales, y 16 dibujos de Construcciones rurales, que publicaría en 1949 la Librería Clan.

La verbena, cuadro lleno de color de la artista Maruja mayo

La verbena, cuadro lleno de color de la artista Maruja mayo

Después y como consecuencia del conflicto bélico comienza su exilio, pues empieza huyendo a Portugal, y luego a Buenos Air4es (argentina) que duraría 25 años, allí siguió pintando, dando clases y cultivando amistades.

Cuando vuelve a España lo hace como una desconocida, en 1962, y se instala en Madrid, realiza una exposición de la galería Mediterráneo, pero su vida publica la pierde debido al desconocimiento de ella en el país.

En 1979 comenzó su última etapa pictórica, con 77 años, pero aun conservando esa frescura y vitalidad que tuvo durante toda su vida, en la década de los 80 le ofrecieron varias exposiciones y premios.

Murió en el año 1995 en Madrid, a los 93 años, dejando decenas de obras llenas de color, una pintora que ha sido olvidada y nosotros queremos recordar, no solo como artista, sino como mujer.